Los cuentos, el recurso educativo que no pasa de moda

Foto por Pixabay

Qué es el cuento

El cuento es un relato breve que puede ser oral o escrito en el que se narra una historia de ficción, fantástica o verosímil. Algunas de las características que encontramos en los cuentos son:

  • Tiene reducido número de personajes
  • Es breve
  • Tiene una estructura sencilla y una acción reducida
  • Existen elementos mágicos

Objetivos que se pueden trabajar

A través del cuento se puede desarrollar una amplia gama de objetivos como:

  • Fomentar la creatividad del niño
  • Mejorar la expresión oral
  • Crear hábitos de sensibilidad artística mediante imágenes atrayentes
  • Empatizar con los sentimientos de los otros
  • Servir de nexo de unión con el lenguaje tanto oral como escrito
  • Motivar al alumno para el aprendizaje
  • Favorecer el desarrollo social en cuanto a educar en valores, creencias y cultura

El cuento como recurso educativo

Pero, ¿qué tienen los cuentos que hechizan a pequeños y adultos? Hoy nos centramos en lo importantes que son como recurso en el día a día del docente. Y es que, a lo largo de la historia los cuentos se han utilizado como herramienta básica de la enseñanza porque son un medio de transmisión de valores y conductas sociales espectacular. Son perfectos para abordar cualquier contenido curricular porque despiertan interés y motivación en los alumnos. Además, partiendo de ellos se pueden plantear multitud de actividades para conseguir un aprendizaje más significativo.

El cuento ofrece una mirada optimista de la vida y es que, en la mayoría de ellos se nos ofrece un problema al que el protagonista se enfrenta y supera, experimentando un crecimiento personal. Nos ayuda a ofrecer una educación en valores como la valentía, el respeto, la generosidad que nos suele mostrar el personaje principal. Lo podemos adaptar a la etapa o período evolutivo de los niños a los que nos dirigimos, de forma que un mismo cuento se puede trabajar en diferentes niveles educativos. Esto se hace posible adaptando el lenguaje, utilizando imágenes, metáforas o símbolos…

La narración de un cuento hace que el que lo escucha se relaje, se deje llevar por la historia y, de esta forma, casi hipnótica, el mensaje cala hondo en el receptor. Para ello el narrador (si es contado) o el escritor (si se está leyendo) debe ser lo bastante sutil para conseguir este objetivo.

El cuento nos permite transmitir conocimientos. Un claro ejemplo de esto son las tradiciones ya que la mayoría de éstas se han transmitido de esta forma.

El papel de la familia

La afectividad de la familia desempeña un papel muy importante en la narración de los cuentos. Padres y abuelos son grandes expertos en reservar momentos especiales con los más pequeños para contar estos relatos y dedicar un tiempo cargado de cariño hacia ellos. Además de poder convertirlo en algo realmente divertido si se le sabe dar el toque interpretativo que merece al poner voces a los distintos personajes o al cambiar las expresiones faciales.

Por todas estas razones y muchas más el cuento es un recurso educativo que no pasa de moda y que te invito a que utilices sea cual sea la edad de tus alumnos porque para todos es una herramienta muy eficaz de aprendizaje.

Y no te pierdas este recurso publicado recientemente en CMIdoncenTIC donde encontrarás cuentos infantiles cortos que te serán de gran ayuda.